Organic Cotton for Colombia – LA SIESTA celebra su cosecha de algodón orgánico en Colombia

Este año LA SIESTA celebra un acontecimiento especial:

Las primeras plántulas de algodón atraviesan la mantilla sobre el suelo. Mullir (aqui con restos de deshierbe) es un método muy usado en el cultivo ecológico. Reduce la desecación del suelo y formenta la propagación de insectos benéficos.

gracias al compromiso de su fundador, Alexander Grisar, hemos ahora cosechado el primer algodón orgánico producido propiamente por LA SIESTA en Tolima (Colombia) y convertido a hilo en Medellín. Con ello hemos dado un nuevo paso en dirección sostenibilidad de nuestra producción colombiana de hamacas, especialmente a nuestros esfuerzos por evitarlargos trayectos de transporte.

Una cuestión personal: LA SIESTA y el algodón orgánico

Jens Soth de Helvetias Swiss Intercooperation, nuestro consultor internacional, mira con orgullo y satisfacción como prosperan las capsulas de algodón.

Ya en el año 2008 LA SIESTA, entonces aún bajo la dirección de Alexander Grisar, se convirtió en el primer fabricante a nivel mundial de producir hamacas de algodón orgánico certificado. Este inicio pionero dio comienzo a un desarrollo permanente de manera que actualmente el 20% de los productos de algodón de LA SIESTA se hacen de algodón orgánico certificado. En 2014 nuestros productos colombianos de algodón orgánico recibieron además el sello GOTS. Bajo el certificado GOTS se contemplan tanto criterios sociales como ecológicos y la certificación GOTS es hoy en día considerada como la más estricta entre todos los sellos textiles globales.

 

 

La iniciativa SOCiLA

La iniciativa SOCiLA (Support Organic Cotton in Latin America) se creó entre Alexander Grisar y LA SIESTA para fomentar el cultivo de algodón orgánico en América Latina. Desde hace ya casi seis años se dedica misionando y explorando por posibilidades de cultivos orgánico con énfasis especial en Colombia. Solo ahora, sin embargo, ha llevado a cabo con Organic Cotton for Colombia (Algodón Orgánico para Colombia) un primer un cultivo de algodón orgánico, culivo auspiciado por LA SIESTA en el departamento de Tolima.

P003

Análisis de situación en la casa de bambú de la finca de Carlos Brigard, director técnico del proyecto.

El proyecto: enfoque y realización

El proyecto se realizó en asociación con varios entes locales y un consejero europeo de renombre. Los cultivos se hicieron en cuatro fincas de un total de 21 hectáreas en un radio de 80 km en el sur de Tolima. LA SIESTA ha asumido todos los costes del cultivo, el desmote, la producción del hilo, las certificaciones y los asesoramientos y ha de esta forma producido su propio algodón y su propio hilo.

El proyecto ambicioso y emocionante culminó ahora en la cosecha. No se consiguieron los rendimientos originalmente esperados pero consideramos que los cultivos aportaran experiencias muy valiosas que debieran animar a seguir experimentando con cultivos de algodón orgánico. A tal efecto LA SIESTA se ha desde ya comprometido a comprar hasta 50 t de algodón orgánico certificado al año a un precio preestablecido por período de al menos cinco años a un grupo de agricultores en formación en Tolima.

El desmote del algodón semilla (separación del producto cosechado en fibra de algodón y semilla de algodón) se llevó a cabo en una desmotadora central a las zonas de cultivo. De la fibra de algodón allí resultante se ha hecho hilo para la producción de hamacas en una hilandería de Medellín.

Las cuatro fincas de cultivo y la desmotadora han sido certificadas orgánicas de acuerdo a las normas europeas (EC 834/2007) y las normas americanas (USDA/NOP) y el desmote y el hilado han obtenido la certificación GOTS.

En Colombia gobierna la opinión de que certificados son muy complicados y difíciles de obtener. Con las certificaciones de nuestro proyecto hemos, por lo tanto, creado un hito, tanto a los agricultores, como al sector textil del país que se pueden obtener certificaciones ecológicas para la fibra como la tan rigurosa certificación GOTS para productos textiles y con eso abrir accesos a nuevos mercados, especialmente mercados de exportación.

Día de Campo

Dos semanas antes de la cosecha presentamos el proyecto a la comunidad interesada. Llenamos dos autobuses, uno que partió desde el aeropuerto de Bogotá y otro de Espinal, y presentamos el proyecto a agricultores, representantes de la industria textil, gremios, el sector moda y confección, representantes de gobierno (central y regional) y a dirigentes indígenas. Sorprendió especialmente la participación de interesados del extranjero (Brasil, Suiza, Alemania, Australia). En especial despertó gran interés el concepto del proyecto (pequeña marca se embarca en una iniciativa y se hace cargo de todos los costos y riegos) y las posibilidades de manejar cultivos orgánicos en combinación con tradiciones indígenas en Colombia.

P004

Foto al final del Día de Campo en la finca San Nicolás de El Guamo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Beneficios para el hombre y la naturaleza a través de Organic Cotton for Colombia

Además de la reducción de las necesidades de transporte visualizamos que la producción de algodón orgánico en Colombia conllevará a:

  • – contribuciones a la salud de los agricultores colombianos y sus familias,
  • – protecciones y reactivaciones de suelos y con ello a reducir erosiones,
  • – conservar la biodiversidad que está seriamente afectada por los monocultivos típicos del país,
  • – descontaminaciones de aguas superficiales y subterráneas,
  • – crear nuevos puestos de trabajo en la región,
  • – una apertura a nuevos mercados textiles y de la confección.

Nos satisface enormemente poder utilizar la cosecha de nuestro proyecto para elaborar nuestras hamacas y esperamos con ello poder aportar un granito de arena a mejorar las condiciones de vida y trabajo de las personas que producen nuestras hamacas colombianas.

Comments

comments